3 hours ago
1,740 notes
Aun cuando me dices puras tonterías, yo me sigo enamorando de ti.
- (via amorporsexo)
12 hours ago
139,893 notes
12 hours ago
151,299 notes
12 hours ago
1,306 notes
Walka Not A Talka
Lindsay Lohan
Walka Not A Talka - Single
Played 9,081 times
12 hours ago
187,702 notes
12 hours ago
60 notes

Y ella estuvo ahí, durante largos minutos, observándonos en silencio. Quizá molesta, quizá curiosa… Nunca lo sabremos. El punto es que nunca dejó de mirarnos aquel día, ¿recuerdas? Era como una sombra que nos seguía a cada lugar que íbamos, y tú simplemente te encogías de hombros y decías «Déjala ser». Y la dejé, ¡claro que lo hice! Dejé que mirara cuando entramos a la librería, donde me perdí en mi propio mundo mirando extasiada aquellas repisas repletas de libros que anhelaba tener. La dejé mirar cuando me abrazaste con dulzura y prometiste comprarme un par de libros por mi cumpleaños. La dejé mirar cuando susurraste en mi oído lo tierna que me veía haciendo aquellas muecas de impotencia por no poder comprarme todo lo que quería.

La dejé. Claro que lo hice.

Miró, incluso, mientras hacíamos fila para comprar las entradas del cine. Vimos una película de acción ese día, todo porque dejé que tú eligieras, y reíste a carcajadas cuando yo fruncía el ceño ante una escena demasiado sangrienta o exagerada. Ella lo miró todo, y a ti ni siquiera te importó ser acosado de una manera tan malditamente estúpida.

“Soy todo tuyo hoy”, dijiste en algún momento en el que me quejé de su presencia, “déjala. De todas formas no es como si fuera parte de nuestro plan, así que lo mejor será ignorarla”. Y sí, quizá lo mejor era ignorarla… Pero ni siquiera tú podías hacer caso omiso de su presencia. Ella estaba ahí, y en ocasiones cruzabas la mirada con ella. Parecía estar con unas amigas, pero era evidente que nos seguía. O tal vez yo era demasiado celosa… No lo sé.

Tomaste mi mano todo el día, jugando con mis dedos, pero mi mente no podía dejar de pensar en el hecho de que había una chica siguiéndonos. Muy disimuladamente, mas nos seguía con insistencia. Y la frase que habías dicho seguía haciendo eco en mi mente: «Soy todo tuyo por hoy», «Soy todo tuyo por hoy», «Soy todo tuyo por hoy», «Soy todo tuyo por hoy», «Soy todo tuyo por hoy»… ¿Es que acaso los demás días le pertenecías a alguien más? Oh sí, mis celos no tenían remedio.

“¿Qué tal un postre?”, preguntaste jugueteando con mis dedos. “Puede ser”, te sonreí, y pude notar a lo lejos cómo ella fruncía los labios en una mueca de molestia. Compraste dos helados, y nos sentamos por ahí a comerlos. El mío, como siempre, era de vainilla… y el tuyo de chocolate. Terminaste el tuyo en cuestión de minutos, mientras que yo seguía peleando con el mío para no hacer un desastre. Estaba derritiéndose, pero sabía a gloria.

“Tienes algo aquí”, comentaste de manera tan casual que me tomó por sorpresa el beso que plantaste dulcemente en mis labios para quitar el dulce del helado, “Lista, tenías un poco de vainilla en los labios”. Recuerdo haberme sonrojado furiosamente, avergonzada de aquella muestra de afecto tan pública. Tú reíste, enternecido ante mi timidez.

Y disfrutamos ese día, ¿recuerdas? Reímos y hablamos durante mucho tiempo, como dos mejores amigos y no una pareja en proceso. No estábamos saliendo, para nada, pero era tan lindo el sentimiento que tenía al estar contigo que así parecía. Eras como aquel primer amor que te marca para siempre, ese que quieres que dure toda la vida. Me hacías reír al punto de que salieran mis lágrimas, me sacabas sonrisas a diario y mi corazón se aceleraba con tu cercanía. Tus labios habían sido los conquistadores de los míos, y llevaban algún tiempo adoctrinándolos a tus costumbres…

Ella no entendía eso, no podía siquiera imaginar lo que significabas para mí. Y aún así seguiste conmigo durante un tiempo, alimentaste mis ilusiones y amaestraste mi corazón. Respondía a ti, y sólo a ti. Pero todo se vino abajo en pocos segundos, y mi mundo cayó junto con mis lágrimas. Eras tú, con ella, diciéndole quizá las mismas palabras bonitas que me decías a mí…

Y es que mi corazón sabía que no podía quererte ni un minuto más, pero a veces era demasiado difícil alejarme de ti.

- Ni un minuto más, Natalie Moore. (via proyectos-natalie-moore)
12 hours ago
1,631 notes
12 hours ago
29,392 notes
12 hours ago
18,698 notes
1 day ago
7 notes
Rumors
Lindsay Lohan
Lindsay Lohan
Played 53 times